Soluciones para la Doble Tributacion

¿Que soluciones hay para evitar la doble tributación?

Aceptado, por tanto, que la doble imposición constituye una circunstancia ineludible en el Derecho tributario internacional, los Estados han aportado diversas soluciones para evitar o al menos paliar su efecto final en el contribuyente. Estas soluciones pueden agruparse de la siguiente manera:
a) La acción unilateral La doble imposición se elude en estos casos por la decisión de un Estado de renunciar a una tributación pre¬viamente reconocida en su normativa interna. Esto ha sido fre¬cuente en las jurisdicciones anglosajonas a través de método de reconocimiento de un crédito fiscal equivalente al impuesto extran jero pagado. Este reconocimiento se produce, generalmente, por parte del Estado de residencia en favor del Estado de donde pro¬viene la fuente de renta.
Igualmente la doble imposición puede eludirse de esta forma unilateral a través del método de exención, ya sea ésta total o con progresividad. Ésta ha venido siendo la fórmula utilizada por Holanda o Australia, que consideran exentas de tributación las rentas provenientes del exterior si han sido previamente sometidas a tributación en la fuente. Igualmente, la legislación suiza trata como exentas las rentas procedentes de un establecimiento per¬manente o de inmuebles situados en el extranjero.
b) La acción bilateral. Los acuerdos bilaterales entre Estados con
el fin de evitar la doble imposición se inician a finales del siglo xix.
En 1869 se suscriben los primeros acuerdos entre Prusia y Sajonia
relativos a eliminar la doble imposición, aunque limitados a ía
tributación directa, y entre Austria y Hungría sobre imposición
de sociedades. España suscribe el primer convenio, entre los vigen¬
tes, con Noruega en 1963.
Tras el final de la I Guerra Mundial proliferaron los tratados como fórmula adecuada para reducir la doble tributación inter¬nacional, y a ello contribuyeron, por un lado, los trabajos impul¬sados por la Liga de Naciones, que concluyeron con algunos borra¬dores de Modelo de Tratado de Doble Imposición, y por otro, el relevo tomado más tarde por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), cuyos esfuerzos dieron su fruto con la elaboración final de un borrador en 1963 y que servirá de base para la versión definitiva de 1977 que es la actual, con las modificaciones introducidas posteriormente, la última en 1994.
c) La acción multinacional. La Organización de Naciones Unidas
(ONÜ) publica en 1980 un Modelo de Convenio que aunque respeta
la estructura de los elaborados anteriormente por la OCDE, pro¬
curaba adaptarse, de forma más conveniente, a las especiales cir¬
cunstancias derivadas de las relaciones entre los países industra-
lizados y los que se encuentran en vías de desarrollo.
Otras organizaciones internacionales también impulsaron mode¬los de tratado de doble imposición durante los años setenta, y entre ellas el Grupo Andino concluiría sus trabajos con la ela¬boración de un Modelo en 1974. También el COMECON (1978) y la OCAM (1971) desarrollaron trabajos en esta misma línea. En nuestro ámbito, él art. 220 del Tratado de Roma obliga a los Esta¬dos miembros a concluir acuerdos bilaterales para eliminar la doble imposición en el marco de la CEE, adoptando para ello los modelos de convenios ya existentes, y principalmente el de la OCDE.

Soluciones para la Doble Tributacion

Esta entrada fue publicada en Convenios Doble Tributacion y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.