Prestaciones en Planes de Pensiones

Prestaciones en Planes de Pensiones en España

Cuando se produce la contingencia prevista en el plan, el beneficiario recibe la prestación
correspondiente, que se forma con las aportaciones realizadas por el partícipe y las
rentabilidades producidas durante su permanencia.
La actual Ley de IRPF ha dotado de mayor flexibilidad al cobro de las prestaciones de los
planes de pensiones ya que la nueva norma no obliga al beneficiario a comunicar en los
seis meses siguientes a la jubilación la forma y el plazo de cobro de su capital. Además el
Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones en relación con las prestaciones
establece que, con carácter general y salvo que las especificaciones del plan dispongan
lo contrario, las fechas y modalidades de percepción de las mismas serán fijadas y
modificadas libremente por el partícipe o el beneficiario, con los requisitos y limitaciones
establecidos en las especificaciones o en las condiciones de garantía de las
prestaciones.
En otras palabras, desde el 1 de enero de 2007, el beneficiario podrá recibir el importe
ahorrado en el plan cómo y cuándo quiera, acabando con la situación anterior en la que
se veía obligado a tomar decisiones en el momento de la jubilación desconociendo sus
necesidades futuras. De hecho, desde el 1 de enero de 2007, se recoge expresamente la
posibilidad de que el partícipe siga realizando aportaciones al plan de pensiones a partir
de la edad de jubilación. Ahora bien, en cualquier caso, una vez iniciado el cobro de la
prestación de jubilación, las aportaciones sólo podrán destinarse a las contingencias de
fallecimiento y dependencia.
Las prestaciones derivadas de planes de pensiones (incluidas, desde el 1-1-2005, las
percibidas de los planes de pensiones regulados en la Directiva 2003/41/CE) se pueden
percibir básicamente de tres maneras: En forma de capital (recibo todo de una sola vez),
en forma de renta (se trata de cobrar periódicamente lo obtenido) o de forma mixta (parte
en capital y parte de forma diferida en forma de renta):

Calificación fiscal de las prestaciones
Rendimientos del trabajo personal, tanto si se percibe un capital como si se perciben
rentas (incluso en caso de fallecimiento).

Tributación
El importe íntegro de las prestaciones de los planes de pensiones forma parte de la base
imponible general1 del IRPF y tributan al tipo progresivo del 24%-45%.

Retención a cuenta
Sí. Las prestaciones están sujetas a retención en función de la escala general de
gravamen (24%-45%).
1 En general formada por: rentas del trabajo (básicamente suelos y salarios y prestaciones de
sistemas de previsión social), rendimientos de actividades económicas e ingresos procedentes de
alquileres.

Esta entrada fue publicada en Fiscalidad Productos Financieros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *