Interpretacion Convenios Bilaterales

¿Cuál es la aplicación interpretativa de los Convenios Bilaterales de Doble Tributación?

Todo Convenio de Doble Tributación o de Doble Imposición (CDI) disfruta de una doble naturaleza: de un lado, como auténtico tratado internacional por el que dos Estados deciden limitar el alcance de su respectiva soberanía con el fin de evitar o, al menos, reducir la doble imposición de sus residentes. Pero, de otro lado, puede ser con¬siderada también como una norma incorporada de forma independiente al ordenamiento jurídico interno de cada uno de los Estados contratantes.
De esta última circunstancia se pueden derivar conflictos tanto en cuan¬to a los criterios interpretativos aplicables como a las normas de inter¬pretación que pueden ser utilizadas en cada caso. Sin embargo, y como primera aproximación, la naturaleza de norma internacional de un CDI debe primar sobre su condición de ley interna, y por tanto, las normas de Derecho internacional público deben prevalecer en su aplicación sobre las de Derecho público interno de cada Estado suscríptor. Dentro de aqué¬llas, son las normas contenidas en la Convención de Viena de 23 de mayo de 1969 las que principalmente resultan aplicables a los cois. Las normas interpretativas que aquí nos interesan se recogen en los arts. 31 a 33 de la Convención.
Además de ser generalmente admitida, la aplicación de estas normas en la interpretación de los CDÍS viene siendo frecuente en la práctica, enri¬queciendo la doctrina administrativa y la jurisprudencia interna de no pocos países. Incluso su aplicación se ha extendido como fuente de Derecho internacional, aun en los casos de tratados en los que uno de los Estados interviníentes no hubiera suscrito la Convención de Viena (fue conocido el caso “Thíel/uFCr” (1990) en el que la Corte Suprema de Australia acudió a las normas de Convención de Viena para interpretar el Convenio con Suiza, aun cuando este último país no se había adherido a la citada Convención).
También constituye práctica jurisprudencial habitual recurrir en la interpretación de los CDIS a los Comentarios al Modelo de la OCDE, si bien, en este caso, no existe una base legal clara para su aplicación interpretativa.
Las normas de la Convención de Viena no aluden expresamente a esta posibilidad, aunque implícitamente consideran como posibles normas interpretativas, entre otras, las siguientes:
— Los acuerdos entre las partes con ocasión de la conclusión del tra¬tado o un instrumento elaborado por una de las partes y aceptado por la otra (art. 31.2).
— Cualquier acuerdo o práctica subsecuente desarrollada por las par¬tes (art. 31.3),
— Cualquier medio complementario de interpretación, incluyendo los trabajos preparatorios (art. 32).
En general, la referencia a los Comentarios como posible norma inter-, pretativa puede estar fundamentada en cualquiera de las referencias ante¬riores, por lo que su recurso, en la práctica, no constituye ningún des¬propósito o extralimitacion.
Sin embargo, decidida su utilización como criterio interpretativo, deben hacerse algunas precisiones:
— Cabe recurrir a los Comentarios en los casos de convenios no ajus¬tados al Modelo de la OCDE. Tampoco pierden todo su valor inter¬pretativo respecto de convenios suscritos por países que no per¬tenecen a la OCDE, aunque en este supuesto su aplicación automática no podrá presumirse.
— Tanto el borrador de 1963 como los modelos de 1977 y 1992 llevan incorporados Comentarios. Los tres pueden ser utilizados, tanto para resolver cuestiones referidas a sus respectivas versiones como para acudir, en su caso, a interpretaciones sistemáticas o históricas.
— Sólo en aquellos supuestos en los que un convenio no se ajuste literalmente al Modelo, o su contexto se separe de aquél, los Comentarios no resultarían aplicables.

Esta entrada fue publicada en Convenios Doble Tributacion y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.