Fiscalidad Depositos Bancarios en España

Depósitos bancarios: Fiscalidad en España

Los depósitos bancarios se caracterizan por ser contratos
por los cuales una de las partes (una persona o una entidad)
entrega a la otra, generalmente una entidad de crédito,
dinero con objeto de que éste lo custodie y que, al cabo de
un plazo, sea reintegrado percibiendo la cantidad aportada
más una cantidad extra en concepto de interés.

Rendimientos dinerarios

Tipología de rentas
Intereses.
Calificación fiscal
Rendimientos del capital mobiliario derivados de la cesión a terceros de capitales propios.
Gastos deducibles
No. Ni siquiera en caso de satisfacerse intereses debido a un descubierto.
Tributación
Los intereses que genera la cuenta/depósito forman parte de la base imponible del
ahorro1 del IRPF y tributan al tipo fijo del 19% hasta 6.000 euros y al 21% para el exceso
sobre dicha cantidad cualquiera que sea su período de generación.
Retención a cuenta
Sí. Los intereses que genera la cuenta/depósito están sujetos a retención del 19% que es
deducible de la cuota del IRPF.
Ejemplo.- Un contribuyente contra el 1/1/2010 un depósito de 100.000 euros a plazo fijo de un año, a tipo del 5% anual:
Importe invertido: 100.000
TAE: 5%
Fecha de vencimiento: 01/01/2011
Rendimiento bruto: 5.000
Retención (19%): 950
Rendimiento neto: 4.050
IRPF 2011* 950

1 En general formada por: intereses, dividendos, rendimientos obtenidos de seguros, rentas
procedentes de activos de renta fija (cupones, transmisión, reembolso, amortización, canje o
conversión) y ganancias y pérdidas derivadas de la venta de inmuebles, acciones o instituciones
de Inversión Colectiva (pej. Fondos de Inversión).

* Asumiendo que el contribuyente no ha obtenido en el año otras rentas del ahorro
2
; tipo de gravamen del
19% para los primeros 6.000 euros y el resto al 21%
Particularidades
Existe un régimen especial para los contratos formalizados antes del 20 de enero del
2006 que permite compensar fiscalmente por la eliminación de la reducción de 40% para
los rendimientos generados en más de dos años.

2 En términos generales, intereses, dividendos, rendimientos obtenidos de seguros, rentas
procedentes de activos de renta fija (cupones, transmisión, reembolso, amortización, canje o
conversión) o ganancias y pérdidas derivadas de la venta de inmuebles, acciones o Instituciones
de Inversión Colectiva (pej. Fondos de Inversión).

Esta entrada fue publicada en Fiscalidad Productos Financieros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *