Dividendos internacionales

¿Qué estructuras internacionales pueden usar los dividendos para la planificación fiscal?

Por obvias razones de economía expositiva se muestran aquí sólo sencillos esquemas, que únicamente persiguen servir de guía general a la hora de idear una planificación, pero que necesariamente requieren ser particularizados en la práctica, teniendo en cuenta una casuística casi infinita y probablemente más sofisticada. Este esquema que aquí se plantea persigue atenuar la tributación de los dividendos de un grupo de sociedades productivas en expansión que generan beneficios distribuibles a la sociedad matriz, propietaria del grupo, por lo que son previsibles futuros flujos de dividendos hacia aquélla.

En la situación previa, la relación matriz-filial no se beneficia de un CDT, por lo que el grupo sufre un coste fiscal considerable por razón de retenciones en el Estado de la fuente en cada reparto de dividendos. Una vez distribuidos a la matriz, aquellas rentas en forma de dividendos sufren un gravamen elevado, al residir aquélla en un Estado de alta tributación.

Estructura propuesta
Se propone intercalar entre la matriz y las filiales una sociedad Holding situada en un Estado en el que la relación holding-filial pueda beneficiarse de un CDT y otorgue un tratamiento favorable a los dividendos. En el esquema propuesto se interpone una sociedad con un régimen holding intersante (la holding holandesa (BV) se utiliza a menudo como ejemplo, aunque existen otras jurisdicciones susceptibles de conseguir los mismos o parecidos efectos).

Dividendos en la planificacion fiscal internacional. Ventajas e Inconvenientes.

Ventajas
Con esta nueva estructura se consigue mejorar el funcionamiento fiscal del grupo en los siguientes aspectos:

  • Reducción de la retención sobre los dividendos como consecuencia de la aplicación de las disposiciones de un CDT y otros tratados multilaterales (normativa UE), que pueden llegar incluso a eliminar la citada retención.
  • Utilización de créditos fiscales en razón de la deducción por doble tributación internacional. La legislación fiscal de algunos Estados no permite mezclar las rentas procedentes de diferentes países a la hora de aplicar una deducción por doble tributación internacional. Así, un exceso de un crédito fiscal por rentas proce¬dentes de un Estado, eventualmente en esos casos, no podría aplicarse contra la cuota que grava los dividendos de otro. La interposición de una sociedad holding permitiría mezclar las fuentes de rentas y así utilizar todo el crédito fiscal disponible, con inde¬pendencia del origen de las rentas y de los créditos.
  • Diferimiento de la tributación en ía sociedad matriz residente sobre los dividendos percibidos de las filiales al quedar retenidos en la sociedad holding. Debido al tratamiento fiscal favorable que los dividendos reciben en este tipo de sociedades aquéllos no deben quedar sometidos a tributación.
  • Si el Estado de residencia de la matriz impone restricciones de control de cambios, los beneficios pueden mantenerse en la socie¬dad holding con el fin de no infringir aquella normativa.
  •  Adicionalmente, las plusvalías que pudieran generarse por la venta de las acciones de alguna subsidiaria no serían sometidas a tributación en la sociedad holding bajo determinadas condiciones.

Inconvenientes
Se refieren principalmente a la normativa antiabuso contenidas en algu¬nas legislaciones, además de los referidos a ciertos requisitos que deben concurrir en la sociedad holding para su eficaz funcionamiento en la estruc¬tura como sociedad receptora de dividendos o plusvalías. Los más des¬tacados son los siguientes:

  • La legislación sobre transparencia fiscal internacional que, bajo la denominación anglosajona genérica de controlled foreing corporations, permite al Estado de residencia imputar a la sociedad matriz las rentas (dividendos y plusvalías en este caso) retenidas al nivel de la sociedad holding. Países que disponen de una legis¬lación de esta naturaleza son, entre otros, Alemania, Australia, Canadá, España, EE UU, Francia, Japón y el Reino Unido, cada uno con una legislación específica que exige la concurrencia de requisitos diferentes.
  • Las medidas contra el “treaíy shopping” recogidas en íos convenios suscritos por el Estado de la sociedad holding. Aunque dichas cláusulas no son frecuentes en los CDTS, algunos países, como los EE uu, las incluyen habitualmente en los tratados de nueva sus¬cripción o en las negociaciones de los mismos (ver consideraciones al art. 1 del Modelo OCDE en art 1 Modelo OCDE).
  • Algunas legislaciones conceden el crédito fiscal por doble tributación internacional de dividendos a las filiales de un primer o segundo nivel. La interposición de la holding puede provocar la pérdida del derecho de aplicación de aquél al intercalar un nivel más en la cadena.
  • La legislación de algunas sociedades holding exige un período mínimo (doce meses en general) de tenencia de las acciones de las subsidiarias para permitir aplicar el régimen fiscal especial sobre dividendos o plusvalías procedentes de las mismas.
Esta entrada fue publicada en Estructuras Fiscales Internacionales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.