Aportaciones a los Planes de Pensiones

Tributación de las Aportaciones en España

Aportaciones al plan de pensiones y su fiscalidad

Las aportaciones realizadas al plan de pensiones individual dan derecho a reducir la base
imponible general del IRPF limitadas por la cuantía menor de:
El 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo personal y de actividades
económicas percibidos en el ejercicio (50% si contribuyente mayor de 50 años).
10.000 euros anuales (12.500 euros si contribuyente mayor de 50 años).
Si se acredita un grado de minusvalía física o sensorial igual o superior al 65% o psíquica
igual o superior al 33% se eleva el máximo de aportación con ventaja fiscal hasta
24.250€.
La aportación financiera máxima que se puede realizar al conjunto de planes de
pensiones individuales (PPI), planes de pensiones de empleo (PPE), planes de previsión
asegurados (PPA), mutualidades de previsión social (MPS), planes de previsión social
empresarial (PPSE) y seguros de dependencia (SD) es de 10.000€ (12.500 euros si
contribuyente mayor de 50 años).
Particularidades
El límite de reducción del IRPF es conjunto para todas las aportaciones a planes de
pensiones individuales (PPI), planes de pensiones de empleo (PPE), planes de previsión
asegurados (PPA), mutualidades de previsión social (MPS), planes de previsión social
empresarial (PPSE) y seguros de dependencia (SD).
Hay un límite de reducción adicional de 2.000 euros si el plan de pensiones es a favor del
cónyuge.
Los excesos de aportación no reducidos se pueden aplicar en los 5 años siguientes.
De modo particular, tras la jubilación existe la posibilidad de seguir realizando
aportaciones para la cobertura de la jubilación, siempre que el contribuyente no haya
cobrado el plan de pensiones por esa contingencia.

Para las aportaciones anteriores a 2007, existe un régimen transitorio que permite aplicar
la antigua reducción del 40% sobre las prestaciones de capital cuando hubiesen
transcurrido más de dos años entre la primera aportación y la fecha de acaecimiento de
la contingencia.
Ejemplo.- Un contribuyente con los siguientes datos en 2011:
30 años
Soltero y sin hijos
Rentas netas del trabajo: 7.500 euros
Abre el 1/1/200x un plan de pensiones individual al que ha ido realizando
aportaciones a lo largo del año por 7.000 euros.
En su empresa le han aportado este año 3.000 euros al plan de pensiones de
empleo.
Con plan de pensiones Sin plan de pensiones
Rentas netas del trabajo 7.500 7.500
Base imponible 7.500 7.500
Mínimo personal y familiar 5.151 5.151
Aportaciones PPI 2.250 –
Base liquidable 5.250 7.500
IRPF 2011 a pagar 24 564
Por tanto:
Cumple con el límite financiero de aportación de 10.000 euros, pero sólo puede disfrutar
en 2011 de beneficio fiscal por 2.250 euros (el 30% de sus rentas netas del trabajo). No
obstante, por el exceso no reducido podrá disfrutar del beneficio fiscal correspondiente en
los siguientes 5 ejercicios.

Esta entrada fue publicada en Fiscalidad Productos Financieros y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *